La belleza

Cuando era crío, si pienso en aquello que me parecía bonito, rescato imágenes de Arconada ajustándose los guantes bajo los tres palos en el viejo estadio de Atocha, o de cada quiebro con el que Jordan dejaba sentado a su defensor. Parece ser que nuestra mirada va creciendo lentamente con nosotros y se ensancha hasta encontrar otras bellezas antes invisibles. Hoy me quedo con esta:

Lyubov Morekhodova patina a diario en el lago Baikal (Siberia, Rusia), en cuya orilla vive sola desde hace años. Lyubov patina por placer y necesidad; es el modo en que puede ir a cuidar de sus vacas o visitar el pueblo vecino.

Problematizar el deporte: Identificar situaciones que podríamos mejorar.

En las tareas anteriores hemos visto como el término deporte nos evoca palabras e imágenes muy diversas que representan parte de las creencias, valores y significados que le atribuimos. Recordad que a todo eso lo llamábamos imaginarios.

Pero estos imaginarios ofrecen sólo una realidad parcial, una visión incompleta y sesgada del deporte. Quedan fuera otras realidades; algunas marginales como puede ser el deporte popular, y otras realidades ocultas que pueden dar lugar a situaciones problemáticas del deporte que generan exclusión o violencia, por citar algunos ejemplos.

Ahora os propongo una nueva tarea donde desafiar vuestras propias creencias, cuestionar vuestros imaginarios y asumir que desconocemos muchas realidades del deporte que no se nos muestran en los medios, o que quizá nunca nos hemos detenido a observar de forma crítica. Vamos a problematizar el deporte.

¿Qué significa problematizar?

Reflexionar, cuestionar; pensar de forma crítica, creativa, ética.

¿En qué consiste la tarea?

A partir de vuestras imágenes y textos de la tarea anterior, tenéis que identificar una situación-problema del deporte que os interese y que creáis que también es relevante resolver en la sociedad. Una situación que os movilice a encontrar soluciones más justas, más sostenibles, más éticas en definitiva. Esa situación, al ser abordada y resuelta de un modo distinto, supondría una transformación de la realidad deportiva tal y como la conocemos hasta ahora.

Recordad, no basta con hacer referencia al problema, hay que enunciarlo de forma clara y concreta; sed cuidadosos con el lenguaje y escoged bien las palabras. Podéis enunciar el problema en unas pocas líneas.

Aquí tenéis un ejemplo de una situación-problema que una alumna de 1ºESO identificó el curso pasado y que enunció así: :

Fuente: Aitana Ordoñez. 1ºESO_B. Curso 2019-2020. IES Arcipreste de Canales (Recas, Toledo)

¿Cómo identificar una situación-problema?

Podemos hacerlo de diversas formas. Una de ellas es haciendo una lista lo más amplia posible de interrogantes sobre ese tema que nos ocupa. Preguntas que nunca fueron hechas o que a menudo no se hacen; algunas podrían ser estas:

¿A quién o quiénes beneficia y perjudica?

¿Qué tipo de intereses hay detrás?

¿Qué implicaciones o impacto tiene en el medio ambiente?

¿Invisibiliza, excluye o margina a las personas?

¿Qué tipo de pensamientos o dinámicas sociales fomenta?

Etc.

Otra estrategia que ayuda a detectar una situación-problema consiste en pensar en un marco o un proyecto mayor que nosotros mismos; es decir, pensar dejando de vernos como «el ombligo del mundo». De este modo, nos preguntaríamos cómo esa realidad del deporte afecta a otras personas, a mi vecindario, a mi pueblo o incluso a la humanidad. Puede que eso que a nosotros nos produce fascinación también provoque desigualdad, explotación, invisibilización o negocios sucios. Vamos a investigarlo.


Fuentes:

MARIÑO RUEDA, Carlos Fernando. Problematizar: acción fundamental para favorecer el aprendizaje activo. Polisemia, No. 17, 40-54. Bogotá, ISSN: 1900-4648. Enero-junio de 2014.