Entrevista a Teresa Castellanos de Mesa (por Natalia Oviedo Barbero)

Hoy estrenamos la sección «Reporteras/os en el tiempo» con Natalia Oviedo, de 1º de bachillerato D. Natalia ha participado en el club de lectura leyendo Siempre saltando vallas; Deporte femenino y medios de comunicación, de Fonsi Loaiza, y ha tenido el detalle de viajar al siglo XIX para charlar y entrevistar a Dña. Teresa Castellanos de Mesa, maestra de esgrimistas y primera profesora de Educación Física de nuestro país.

Muchas Gracias, Natalia.


NATALIA: -Buenos días a todos los oyentes matutinos. Hoy les traemos una invitada muy especial e importante para todas las deportistas y mujeres en general. Ella es Teresa Castellanos, una gran pionera en el ámbito deportivo que nos viene a contar con total sinceridad cómo ha sido y está siendo su experiencia como gimnasta y profesora en la época isabelina en la que vive. También podremos contrastar actitudes y sacar conclusiones propias al final de la entrevista. 

NATALIA: – Buenos días Teresa, un placer tenerla con nosotros en nuestro programa. Queríamos saber más sobre sus vivencias personales como pionera y reivindicadora de derechos femeninos en el ámbito deportivo. Para empezar, me gustaría que nos pusieses en situación en cuanto a la sociedad. 

TERESA: -Saludos Natalia, un gusto estar aquí, comenzaré sin más dilación hablando del periodo que nos ha tocado vivir en el siglo XIX. Para empezar, España es por primera vez guiada por una reina que ha emprendido una serie de cambios y ha otorgado algo más de libertad a la mujer, aunque sin abandonar sus ideales conservadores. 

NATALIA: – ¿Va a dar esto facilidades a la hora de ejercitar el cuerpo o simplemente va a continuar el afán de mostrar interés únicamente por los hombres? 

TERESA: -Es cierto que gracias al esfuerzo de grandes personas se están consiguiendo una serie de avances que antes no había. Por ejemplo, años anteriores el empleo del deporte, únicamente tuvo repercusión en los hombres de batalla, militares, guerreros que necesitaban soltar los músculos para trabajar en los ejércitos. Actualmente, yo no he puesto límites a mis sueños y estoy feliz de poder enseñar libremente a jovencitas. 

NATALIA: -En el siglo XXI, las cosas son algo diferentes, aunque me atrevo a decir que aún nos queda mucho camino por recorrer. Las mujeres pueden participar más a menudo en eventos no instructivos, aunque todavía existen algunas diferencias en cuanto a salarios, lenguaje, medios de comunicación… 

¿Qué me dirías en cuanto a la educación de ambos sexos? Desde mi punto de vista, es el primer tópico que hay que cambiar porque las personas nos hacemos con unos ideales debido a ella. 

TERESA: -Es algo que está comenzando a cambiar en algunos sitios, aunque no lo suficiente, hay personas como Melchor Gaspar de Jovellanos que proponen una educación que “debe igualar a los dos sexos, disipando tantas ridículas y dañosas diferencias como hoy los dividen y desigualan”. Las mujeres desde siglos anteriores se han criado en un ámbito doméstico separado del mundo social, intelectual y deportivo impidiendo que desarrollasen sus propias fortalezas. 

NATALIA: – Ahora la educación que se imparte en los colegios e institutos es prácticamente igualitaria, aunque cabe resaltar algunas excepciones. También hay que destacar el seno familiar en que nacen los niños y niñas. 

– ¿Qué posibilidades tienen las niñas sin apenas “voz” de practicar alguna actividad física a una edad temprana? 

TERESA: -Las niñas no tienen las mismas posibilidades que los chicos, aunque en algunas casas el baile está siendo incorporado para contribuir con el único medio de educación física de las jóvenes y es que casi todos los juegos femeninos fijan las bases de sus posteriores futuros. 

TERESA: -Quiero resaltar que, hace unos años, cuando yo tenía 18, mi agilidad física y la capacidad que ya poseía para esgrimir, fue algo que destacó y provocó ciertas reacciones negativas. En Madrid, fui considerada como un bicho raro pues anteriormente no hubo ninguna mujer con las mismas capacidades para esgrimir que las que pudiera tener un hombre. 

NATALIA: Ahora, en el año 2021 todavía sigue habiendo estas actitudes, sobre todo, en ciertos deportes como puede ser el futbol. Muchas personas lo consideran como un deporte masculino y a las jóvenes que lo practican se las encasilla como masculinas, marimachos, bolleras… Además, muchas de ellas no se ven identificadas con lo que los medios de comunicación dicen y esto es una de las causas por lo que tienen menor repercusión mediática. 

– ¿Qué nos puedes decir sobre los medios de comunicación? 

TERESA: -En los años en los que vivo las deportistas han de hacer un gran esfuerzo si quieren ser reconocidas por que de alguna manera se tiende a tapar sus méritos incluso a criticarlos. Las mujeres tienen un papel en la sociedad doméstico, a pesar de que tienen capacidades intelectuales similares a los hombres, se encuentran reclutadas en sus casas sin obtener información del exterior y por ello no llegan a desempeñar funciones en los medios de comunicación. 

NATALIA: -Después de todo lo que nos estas ofreciendo, solo me queda darte las gracias porque gracias a personas como tú y gracias a tu fortaleza hoy nosotras podemos estar un peldaño más arriba. Si me permite, quiero hacer un llamamiento a todas y a todos los jóvenes de la actualidad, creo que es tarea de todos el contribuir para llegar a tener una sociedad sin estereotipos y sin roles de género. 

TERESA: -Muchas gracias a usted, ha sido un verdadero placer compartir mi experiencia y la situación que tenemos en el pasado. Lo único que quiero es hacer reflexionar a todas las personas que tienen toda la vida por delante y que están siendo guiadas por otras sin poder actuar por ellas mismas. Toda mi fuerza y decirles que si no ellas, ¿Quién?; si no ahora, ¿Cuándo?

Rukeli, el campeón gitano

Hoy, como cada 8 de abril, se conmemora el Día Internacional del Pueblo Gitano. Quería aprovechar esta oportunidad para que conocierais la historia de Johann Trollmann (Rukeli); gitano, alemán y boxeador con un talento extraordinario. Rukeli sufrió el desprecio y la humillación de la Alemania nazi, y murió asesinado en un campo de concentración como cientos de miles de gitanos y gitanas durante el genocidio nazi contra este pueblo (hecho también conocido como Porajmos).

Podéis conocer más detalles sobre su historia en los siguientes enlaces:

https://rukeli-trollmann.de/es/

https://www.clarin.com/deportes/johann-trollmann-campeon-gitano-peleo-guerra-murio-campo-concentracion-nazi_0_hSuS1fXP2.html

https://amielpelotonblog.wordpress.com/2015/03/23/el-baile-de-rukeli-un-boxeador-en-el-infierno/

Sobre el origen del deporte moderno

Si tuviera que escoger un texto sobre el origen del deporte –tal y como hoy lo conocemos– que no fuera muy extenso, y que abordara el tema de un modo crítico y riguroso, me quedaría con éste que escribe Raúl Sánchez García en su libro Las cuatro heridas del deporte moderno (libro incluido en el club de lectura).

Fuente:

SÁNCHEZ GARCÍA, Raúl (2020). Las cuatro heridas del deporte moderno. Editorial Piedra Papel Libros.

Mujeres en el Circo

«El deporte es el ámbito que más discrimina a la mujer», afirma la investigadora Matilde Fontecha. Sin duda, es uno de los espacios sociales donde podemos observar con más claridad la exaltación del patriarcado. El deporte fue creado por y para el hombre, negando a las mujeres el derecho de participación, o ejerciendo sobre ellas formas de violencia aún hoy reconocibles (invisibilidad, sexualización, etc).

De todas las historias de rebeldía y desobediencia que las mujeres han protagonizado para reivindicar la igualdad en el ámbito deportivo, hoy, Día Internacional de la Mujer, quería dedicar un pequeño reconocimiento a mujeres doblemente discriminadas: las mujeres del Circo. Mujeres dedicadas a unas prácticas físicas, las circenses, que han sido históricamente desacreditadas y relegadas a la marginalidad. Las mujeres que practicaron las artes del circo, y que aún hoy hacen de esta actividad su ocupación profesional, son las mujeres del más difícil todavía: Mujeres nómadas, madres al cuidado de los hijos e hijas, maestras improvisadas, ayudantes de montaje y acarreo, o cuidadoras de animales. Sobre el escenario, deslumbrantes acróbatas, forzudas, saltimbanquis o payasas, cuyos cuerpos sufrieron a menudo el estigma o la ridiculización. A todas ellas, a su talento y dignidad, les debemos un agradecimiento por hacer del mundo un espectáculo más bello.

NOTA: Si pincháis en cada imagen podéis encontrar vídeos y otros materiales que os ayudarán a conocer mejor la realidad de las mujeres en el circo.

*Buscando información sobre el tema para escribir esta entrada encontré este maravilloso proyecto de investigación: MUJERES EN EL CIRCO, cuyas autoras/es podéis conocer aquí, y del que me sirvo para que todas y todos conozcamos y valoremos el papel de la mujeres en este oficio antiguo y hermoso.